360-icon download left-arrow left-doublearrow nav-dot pdf-icon rss-icon search-icon spot-icon subnavi-icon close-icon info-icon
Björn Kaiser y Heribert Glaßl delante de sus máquinas Fendt.
Además, trabajamos con cinco tractores Fendt de las series 700 a 900 y, más recientemente, con una picadora de forraje Katana 65.
Björn Kaiser y Heribert Glaßl, Alemania - Fendt 700 a 900 Vario, 6335 C, Katana 65, empacadora 1270 S
Además, trabajamos con cinco tractores Fendt de las series 700 a 900 y, más recientemente, con una picadora de forraje Katana 65.

El programa full line

Comprar toda la maquinaria agrícola de un solo fabricante tiene gran cantidad de ventajas para el cliente: la misma persona de contacto, el mismo procedimiento de pedido y procesamiento, y el excelente servicio habitual del concesionario. Y tampoco hay que adaptarse continuamente en lo que a la tecnología se refiere. Por ejemplo, el concepto operativo es el mismo para todas las máquinas. Esto es algo que valoran los contratistas agrícolas Björn Kaiser en Ebsdorfergrund, cerca de Marburgo, y Heribert Glaßl en Hofgeismar, en el norte de Hesse (Alemania).

La cosechadora Fendt 633h C PL trabajando en un campo de cereal.

El contratista Björn Kaiser ha trillado hasta ahora 270 ha de colza y cereal con la cosechadora 6335 C PL. Está satisfecho con la calidad de trilla, y también con el hecho de poder cambiar el bastidor de corte de colza a cereal en un par de minutos. "Esto apenas puede hacerlo la competencia", comenta.

Unas densas nubes de polvo se extienden por el campo de trigo en esta tarde de agosto a finales de verano. Apenas se puede ver la vaga silueta de una cosechadora. El campo se encuentra en un terreno ligeramente montañoso. Pero la máquina parece pegada a la pendiente. Metro a metro, la Fendt 6335 C PL se abre camino por el campo de cereal dorado. "En la cabina no se nota que se esté trabajando en pendiente. Siempre permanece en posición horizontal", así explica Björn Kaiser cómo trabaja con el sistema patentado de compensación en pendientes Paralevel de Fendt, que compensa pendientes de hasta un 20% y mantiene la unidad de trilla y los sistemas de separación y limpieza en posición horizontal. En un radio de aprox. 30 km alrededor de Ebsdorfergrund, cerca de Marburgo, Björn Kaiser trabaja los campos de sus clientes: explotaciones mixtas, desde agricultores a tiempo parcial hasta ganaderos con varios cientos de hectáreas de superficie agrícola y plantas de biogás. Estas estructuras requieren una enorme flexibilidad por parte del joven contratista. Además de trillar cereal y frutos oleaginosos, hay que picar y ensilar maíz, cuidar los pastos, realizar el laboreo del suelo y aplicar medidas de protección fitosanitaria. Björn logra hacer todo esto principalmente gracias a la buena relación que mantiene con Dominik Happel, empleado fijo al que ha formado él mismo, y a la potente tecnología de que dispone: cinco tractores Fendt, una cosechadora Fendt y la picadora Fendt Katana 65, además de diferentes aperos para laboreo del suelo y técnicas de protección fitosanitaria.

Heiko Knesebeck y Torsten Himmelmann, asesores comerciales de tecnología agrícola en RWZ Kurhessen-Thüringen GmbH en Hofgeismar, con el conductor de la empacadora Sascha Lückert.
Heiko Knesebeck y Torsten Himmelmann, asesores comerciales de tecnología agrícola en RWZ Kurhessen-Thüringen GmbH en Hofgeismar, con el conductor de la empacadora Sascha Lückert.
El contratista Heribert Glaßl entre sus tractores Fendt y la picadora Fendt.
El contratista Heribert Glaßl confía en su flota Fendt.

A Björn Kaiser le gusta su trabajo. Mientras se baja de la cosechadora, nos explica alegremente cómo fundó la empresa contratista inmediatamente después de terminar sus estudios de agricultura. Primero en colaboración, con tecnología de uso colectivo, y ahora con sus propias máquinas. "Para mí es más sencillo que todas las máquinas sean del mismo fabricante de maquinaria agrícola. Por ejemplo, el concepto operativo de la cosechadora Fendt tiene la misma estructura que el del tractor Fendt. Esto es una gran ventaja. Al igual que la colaboración con el RWZ Technik Center Marburg-Cappel y Heiko Knesebeck de Fendt", explica. "Solo tengo una persona de contacto para todo lo relacionado con maquinaria agrícola. Esto me ahorra tiempo, y es muy importante", afirma este contratista de 33 años, que regresa con su cosechadora a Wittelsberg, donde vive con su mujer Tina cerca de la explotación de sus padres. La explotación está rodeada íntegramente por bonitos edificios con entramado de madera. Grandes macetas con hortensias blancas y rojas, arbustos de enebro y sauces ornamentales adornan la zona pavimentada. Cuesta imaginar que esta es la sede de una empresa contratista agrícola. "Es un placer conservar los edificios antiguos. Estamos muy a gusto aquí", explica Konrad Kaiser, el padre de Björn, señalando orgulloso una casa encalada con vigas marrones a cuya puerta de entrada se accede por una amplia escalera de mampostería. La oficina de la empresa contratista se encuentra en un anexo a la derecha, al igual que la de su explotación agrícola. Y es que Kaiser padre dirige aquí, en la vertiente sur de la cuenca de Amöneburg, una explotación dedicada a la producción agrícola y de semillas. La empresa contratista ha crecido constantemente en los últimos años, pero llegar "más alto, más rápido, más lejos" no es el lema de esta mediana empresa. "Además del trabajo de alta calidad para nuestros clientes, en los próximos años quiero crear otro puesto de trabajo y ofrecer formación para especialistas en servicios agrícolas", afirma Björn Kaiser satisfecho, mientras mira hacia las diferentes máquinas que están ahora paradas. Listo para la siguiente operación.

Björn Kaiser en la explotación con parte del programa Full-Line de Fendt.
Björn Kaiser en la explotación con parte del programa Full-Line de Fendt.
Heiko Knesebeck, representante de fábrica de Fendt, y Björn Kaiser.
Heiko Knesebeck, representante de fábrica de Fendt, y Björn Kaiser.
Los padres, Doris y Konrad Kaiser, delante de su porche.
Los padres, Doris y Konrad Kaiser, delante de su porche.
La empacadora gigante Fendt 1270 S empacando en el campo.
La empacadora gigante Fendt 1270 S trabaja entre 200 y 300 horas al año. Produce pacas de paja pesadas y densas.

Algo más de cien km al norte de Ebsdorfergrund, cerca de Hofgeismar, otra cosechadora verde de Fendt está trabajando en los campos de rastrojos dorados. Sascha Lückert está produciendo pacas de paja pesadas y densas con una empacadora gigante modelo Fendt 1270 S. Estas caen al suelo por la parte trasera de la máquina como si de grandes terrones de azúcar se tratase. La empacadora también forma parte de la línea de productos de maquinaria agrícola Fendt que pertenece al contratista agrícola Heribert Glaßl en el norte de Hesse. "Además, trabajamos con cinco tractores Fendt de las series 700 a 900 y, desde hace poco, una picadora Katana 65", explica Heribert Glaßl mientras atraviesa las grandes instalaciones de su empresa, en la carretera nacional que une Hofgeismar y Grebenstein. Aquí antes había una fábrica que quebró, afirma. Glaßl compró la zona, añadió otros almacenes y edificios para máquinas y fundó una empresa contratista en 1997. Al principio solo tenía máquinas de ocasión. Pero la empresa fue creciendo e incorporó maquinaria agrícola nueva. Desde el principio colaboró estrechamente con Torsten Himmelmann, asesor comercial de tecnología agrícola en RWZ Raiffeisen-Warenzentrale Kurhessen-Thüringen GmbH en Hofgeismar. "Tenemos el concesionario y el taller prácticamente a la puerta de nuestra casa. Por eso era lógico comprar la maquinaria de recolección del mismo fabricante que los tractores, a cuya buena calidad ya estamos acostumbrados", explica mientras señala los tractores Fendt situados junto a la nueva picadora Katana, que ha recolectado hierba por primera vez este año. La relación con el concesionario Fendt RWZ es tan buena, y están tan compenetrados después de más de 20 años, que todo funciona con una sola llamada. Esto simplifica de manera considerable el trabajo, pues Glaßl y sus diez trabajadores cultivan ahora 10.000 hectáreas al año. Por ejemplo, en 2012 picaron aprox. 2.000 ha de maíz y aplicaron biosólidos y compost en más de 10.000 ha. "Tenemos una gran variedad de clientes, desde simples agricultores hasta grandes empresas agrícolas", resume mientras abre la puerta de su casa, situada junto a las instalaciones de la empresa. Tres grandes perros, dos Dobermann y un mestizo, le dan la bienvenida con entusiasmo. Él les da una palmadita cariñosa y les manda a sus cestas en el pasillo y en la cocina. Este mecánico de maquinaria agrícola de profesión vive en esta casa con su compañera, Michele Leischel, que se encarga de la contabilidad. Dado el gran volumen de pedidos, este reparto del trabajo es un elemento importante para el éxito de la empresa. Afuera comienza a llover. Eso significa que el trabajador Sascha Lüttker y la empacadora gigante darán por terminada la jornada. En casa de Heribert Glaßl suena el teléfono. Un cliente quiere acordar con él un trabajo para mañana y los próximos días. "Es así todo el año", se ríe el contratista de 39 años, dando en el clavo al hacer esta observación, pues para poder aprovechar al máximo las máquinas, también se trabaja en invierno, por ejemplo, cortando leña. Heribert Glaßl cuenta con una flota Full-Line de Fendt, que trabaja a pleno rendimiento durante todo el año.

Björn Kaiser y Heribert Glaßl delante de sus máquinas Fendt.

Con su flota Full-Line de Fendt, formada por tractores, picadora Katana y empacadora gigante, el contratista Heribert Glaßl tiene todo bajo control en su empresa. Aquí se encuentra en su patio junto con Torsten Himmelmann, asesor comercial de tecnología agrícola en RZW Kurhessen-Thüringen GmbH en Hofgeismar.