360-icon download left-arrow left-doublearrow nav-dot pdf-icon rss-icon search-icon spot-icon subnavi-icon close-icon info-icon
El Fendt 1050 Vario fue capaz de circular por pendientes del 12 %. Ni siquiera el volquete lo logró, y eso que tiene una tracción de seis ruedas.
Marcel y Renè Rönnebeck, gerentes de un proveedor de servicios, Alemania - 930, 939 Vario
El Fendt 1050 Vario fue capaz de circular por pendientes del 12 %. Ni siquiera el volquete lo logró, y eso que tiene una tracción de seis ruedas.

Trabajoen la luna

El viento silba. Y también está lloviendo. Nada que les guste a quienes prefieren el clima benévolo. Ni tampoco el entorno ideal para los amantes de la naturaleza. Porque el aspecto que tiene ahora la antigua zona de minas de lignito de Klettwitz recuerda al suelo de la luna. Pero entonces uno escucha el sonido de los motores y ve plantas creciendo en la distancia y, poco a poco, adivina que este paisaje lunar se convertirá en una reserva natural en el futuro.

El equipo, que lleva moviendo masas de tierra aquí desde octubre de 2015, pertenece a la empresa BTF Rönnebeck GmbH. Los hermanos Marcel y Renè Rönnebeck dirigen la empresa familiar especializada en servicios de construcción y transporte.“En un principio, tanto Renè como yo teníamos cada uno nuestro propio negocio”, explica Marcel Rönnebeck, director general. “Después de un tiempo, empezamos a recibir cada vez más trabajos, así que. En el año 2013, fundimos nuestras empresas. Un año más tarde, fundamos la empresa BTF Rönnebeck GmbH e invertimos en equipamientos y tractores dirigidos al sector de la construcción”, nos cuenta el hermano más pequeño. La empresa tiene ahora 17 empleados fijos.

Renè Rönnebeck, el hermano mayor, es responsable de la coordinación de trabajos, así como de la finalización de los proyectos de construcción in situ. Fue quien promovió la idea de introducir los tractores. “Cuando participamos en licitaciones, sin duda una de las ventajas es contar con la autorización para la conducción por carretera. Además, las máquinas también deben tener capacidad para circular por recorridos extremos en todo terreno. Cuando se observa esta zona y se tienen en cuenta las condiciones climatológicas, uno constata que no existen demasiadas opciones. Un camión con cuatro ejes no lograría el objetivo aquí. De ninguna manera”, afirma el director de obra para corroborar que la elección de los Fendt 930 y 939 Vario ha sido la adecuada. “Los tractores Fendt presentan una clara ventaja en este punto: están autorizados para la conducción por carretera, alcanzan una velocidad de 60 km/h, son capaces de circular por recorridos todo terreno y me ofrecen diferentes opciones de montaje; por ejemplo, puedo utilizar una estabilizadora de suelos con ellos. Con un volquete solo puedo conducir por tierra de un sitio a otro, y lo mismo sucede con un camión”

Terreno resbaladizo y profundos agujeros de agua

El reto en los terrenos de la antigua mina de lignito de Klettwitz son los vertederos, que se encuentran muy por encima de la capa freática, así como el suelo pobre en nutrientes, que contiene gravilla, arcilla, lodo, capa vegetal y carbón. A esto hay que añadir los terraplenes empinados y propensos a la erosión y a los corrimientos, que tienen un gran número de agujeros residuales. En definitiva, el estado típico de un terreno minero abandonado. El objetivo de la restauración consiste en retirar cualquier residuo minero peligroso, así como en evitar peligros y posibilitar la reutilización de los terrenos después de la explotación minera. Para hacer esto, es preciso mover enormes masas de tierra.“Movimos 450.000 m³ de tierra entre noviembre de 2015 y julio de 2016, incluido el trabajo de perfilado en los terraplenes”, relata Renè Rönnebeck para explicar el trabajo masivo de movimiento de tierras. “Nuestras máquinas deben transportar aproximadamente 2.000 m³ todos los días. Dependiendo del tiempo, no obstante, algunos día esta cantidad es algo menor. Cuando llueve intensamente, el terreno se vuelve resbaladizo y los agujeros profundos se llenan de agua”.

Los nuevos tractores Fendt llevan ya casi un año en funcionamiento continuo y tienen unas 2.500 horas de trabajo detrás de sí, y todo ello sin problemas ni reparaciones importantes. “Sin duda alguna, el trabajo que han realizado estos dos ja sido todo un logro”, dice Renè, alabando a sus dos tractores 900 Vario. “Los Fendt son más robustos que los demás. Lo percibo en los abrevaderos que construyo. Las máquinas se ven sometidas constantemente a pequeñas cargas por impactos de corta duración en las trazadas por las que circulan. Probamos varios tractores diferentes y, por ejemplo, los accesorios de los arcos de las ruedas se rompían con frecuencia. Los tractores se desarmaban literalmente mientras circulaban como consecuencia de las vibraciones. Y las transmisiones y los motores de otros fabricantes no eran capaces de hacerse con este terreno tan abrupto. El Fendt es el único que logró realizar su trabajo en este caso. Lo mismo cabe decir del sistema electrónico: los sensores de los demás fallaban debido a la suciedad. Después, el tractor en su totalidad se quedaba atascado y no podía hacer absolutamente nada más”.

»Trasladamos 450.000 m³ de tierra entre noviembre de 2015 y julio de 2016, incluido el trabajo realizado en los terraplenes.«

Marcel Rönnebeck (a la derecha) y Renè Rönnebeck (a la derecha) hablan de los próximos pasos de trabajo.
(Desde la derecha) Denny Schulz, de la BayWa Technik Vetschau, asesora a la empresa familiar: Renè Rönnebeck es responsable de coordinar el trabajo; su madre, Petra Rönnebeck, trabaja en la oficina y Marcel Rönnebeck se ocupa de la gestión

El empresario valora los que los dos Vario pueden hacer y conoce las diferencias con las aplicaciones agrícolas. “En el campo, tengo cargas y fuerzas de tiro relativamente uniformes. Durante nuestro trabajo, las cargas varían en gran medida: paso continuamente de terrenos planos a pendientes y viceversa. Y, para subir pendientes, se necesita una gran cantidad de potencia. Tengo agujeros de agua, surcos gigantes y suelo blando y arenoso por doquier. Y el tractor también debe ser capaz de circular en estas condiciones. Además, los tractores están sujetos a cargas variables cientos de veces al día.

1050 Vario en un ensayo de resistencia

Como Renè y Marcel Rönnebeck han presentado una oferta para un importante proyecto consistente en la recuperación de un antiguo terreno minero a cielo abierto, ya están planificando operaciones con las máquinas. De todas formas, los tractores Fendt volverán a utilizarse en el emplazamiento de construcción. Con este trabajo pesado, el Fendt 1000 Vario también ha captado el interés de los hermanos. Y es que tuvieron la oportunidad de probar un Fendt 1050 Vario en su flota durante un día entero.

El veredicto de Renè es claro: “El Fendt 1050 Vario fue capaz de circular por pendientes del 12 %. Ni siquiera el volquete lo logró, y eso que tiene una tracción de seis ruedas. Realmente impresionante”. El concepto de tracción total Fendt 1000 Vario, junto con su potencia de 500 CV, convence tanto al operador como al jefe. “También me parece impactante que el 1050 Vario ni siquiera necesita un contrapeso delantero. Puede tirar del volquete de tres ejes sin un contrapeso delantero y permanece firmemente en el terreno. Conducimos la serie 900 con contrapesos delanteros aquí, puesto que, de lo contrario, flotarían”. Hasta julio, el equipo de la empresa BTF Rönnebeck GmbH aún tiene que retirar unos 200.000 m³ de terreno del terraplén y trasladarlo al abrevadero. A continuación, el suelo de esta área propensa a los corrimientos que se encuentra delante del vertedero y alrededor de las laderas se compactará y estabilizará.Los terraplenes se dispondrán como explanadas para facilitar “El Fendt 1050 Vario fue capaz de circular por pendientes del 12 %. Ni siquiera el volquete lo logró, y eso que tiene una tracción de seis ruedas”. el flujo de salida de agua del abrevadero. “Una charla entre las empresas de construcción constata que hay bastantes áreas que necesitan volver a cultivarse en las que durante los últimos 30 a 35 años fueron explotaciones mineras de lignito a cielo abierto”, afirma Renè, para describir los trabajos que deberán realizarse en el futuro. Los órganos legislativos estipulan que es preciso recultivar todos y cada uno de los agujeros de gravilla o lignito, así como todos los vertederos. delanteros aquí, puesto que, de lo contrario, flotarían”. De este modo, el paisaje lunar actual será la primera zona de recuperación que, en el futuro, se transformará en un paraíso natural de vegetación y animales, y esto con la ayuda de dos tractores Fendt.

Gracias a la tracción total nueva e inteligente y al sistema integral de regulación de la presión de los neumáticos VarioGrip, ni siquiera el surco más profundo supone un problema para el Fendt 1050 Vario.

“El Fendt 1050 Vario fue capaz de circular por pendientes del 12 %. Ni siquiera el volquete lo logró, y eso que tiene una tracción de seis ruedas”.

El paisaje de hoy en día es el resultado de un largo historial de minería que, en algunos casos, comenzó hace ya 150 años. Para extraer el carbón, se movieron ríos y zanjas, y aldeas enteras tuvieron que dar paso a la minería a cielo abierto. Aquí se observa un puente transportador en la explotación minera a cielo abierto de Klettwitz en los años 60 del siglo pasado (fotografía: ©LMBV)