360-icon download left-arrow left-doublearrow nav-dot pdf-icon rss-icon search-icon spot-icon subnavi-icon close-icon info-icon
Los agricultores y los deportistas de competición tienen una cosa en común: deben hacer frente a multitud de tiempos duros con perseverancia.
Ids Postma y Anni Friesinger-Postma, ex patinadores artísticos y agricultores, Holanda - Fendt 720 Vario
Los agricultores y los deportistas de competición tienen una cosa en común: deben hacer frente a multitud de tiempos duros con perseverancia.

Acerca del Patinajede velocidad y las vacas lecheras

Ids Postma colgó sus patines de hielo hace ahora nueve años. Desde entonces, dirige una explotación ganadera en Holanda. “Los agricultores y los deportistas de competición tienen una cosa en común: deben hacer frente a multitud de tiempos duros con perseverancia”, afirma.

Cuando tenía 30 años, Ids Postma se hizo cargo de la granja de sus padres. Después de todo, ya había sido campeón olímpico en la categoría de patinaje de velocidad y tenía una titulación en agricultura. En este establo, había 130 Holstein-Friesian, las vacas lecheras negras y blancas que se crían aquí en el norte. Hoy tiene 270. La granja tiene 10 hectáreas de pastos y se encuentra a tan solo 20 km detrás del dique de la costa del Mar del Norte, en la provincia holandesa de Frisia. Su abuelo compró la granja en la década de los 40 del siglo pasado y, más tarde, se la cedió a su hijo Hylke, el padre de Ids. “En Holanda hay muchos patinadores de velocidad que tienen padres agricultores o propietarios de una explotación agrícola”, explica Ids.

“El patinaje sobre hielo forma parte de nuestra cultura. Es el único deporte de invierno que podemos practicar aquí en esta tierra tan plana. Tenemos muchos lagos. Los niños aprenden a patinar antes que a andar”, dice riendo. “Casi como en Baviera”, responde Anni Friesinger. “Pero allí los niños aprenden a esquiar primero”, explica el tres veces campeón olímpico y 16 veces campeón del mundo de patinaje de velocidad. Anni y Ids llevan casados tres años. Anni Friesinger-Postma vive en Holanda y en Salzburgo. Nacida en Baviera, creció con las montañas y ha reconocido abiertamente que le encanta viajar. De hecho, con frecuencia conduce con su coche de un sitio a otro acompañada de su hija Josephina, nacida en 2011. Como auténtica bávara, conoce todos los aspectos del sector agrícola. No en vano su abuela tuvo una pequeña granja en Inzell. Ademá de una explotación agrícola, la granja también producía y vendía madera de su propio bosque. Los hornos de leña eran algo habitual en aquella época. Esta es la razón por la que Anni también tiene un horno de leña en casa familiar de Dearsum, Holanda. La cafetería del negocio agrícola holandés tiene el aspecto de una cabaña de esquí, al menos en el interior. “Quiero producir la mayor cantidad de madera posible, como hacemos en Baviera, aunque soy consciente de que esto es aquí algo inusual, pues los bosques son más pequeños. No hay que olvidar que, en Holanda, tres árboles juntos se consideran un bosque”, bromea Anni. Pero Holanda tiene otras características especiales. “La verdad es que tenemos un paisaje maravilloso y espacios muy abiertos”, corrobora Postma. Salzburgo, según palabras de la bávara, es justo lo contrario: montañas, nieve e inviernos fríos.

Entre la granja y el ancho mundo

Ids es agricultor hasta la médula. Hasta donde puede recordar, deseaba dedicarse a esta profesión. No le importa que su jornada laboral comience a las 5 de la mañana. Cuenta con la ayuda de Frits Miedema, que ha trabajado para él como empleado fijo durante 25 años, así como con un aprendiz y desde otoño de este año, con un empleado en formación. Todos ellos son todoterreno. En una granja de este tamaño, tienen que ser capaces de llevar a cabo cualquier tipo de trabajos: ordeñar a las vacas, alimentar a los animales, cuidar de los terneros, etc. Se puede establecer un reloj de acuerdo con la rutina diaria. Ronda a ronda y de forma precisa, como sucede en el patinaje de velocidad: primero se ordeña a las vacas en una sala de ordeño con 24 puestos y, después, se da de comer a los terneros y se limpia el establo. A continuación, se procede a una ronda de inspección del nuevo compartimento abierto, que se construyó hace ahora justo dos años, donde se percibe claramente que las vacas lecheras se sienten bien aquí. Se trata de un establo cercado por listones de madera y el primero de su clase en Holanda.


Todo está listo para comenzar. El vagón con purín se está enganchando

“Estos tipos de establos son más típicos en Baviera”, afirma Anni con orgullo, y no oculta el hecho de que ella misma desempeñó un papel decisivo a la hora de elegir el nuevo establo. Un contratista se encarga de proporcionar el forraje que alimenta a las vacas lecheras. Ids recoge la hierba por sí mismo. El año pasado adquirió un tractor para este propósito, uno que también viene de Baviera y, más específicamente, de Marktoberdorf, en la región de Algovia: un Fendt 720 Vario, que realiza todos los trabajos importantes de la granja: corte del césped, henificación, aplicación de purines, transportar materiales, etc. “Es un tractor robusto y compacto, justo el adecuado para el tamaño de nuestra granja. Una marca de primera en la clase de potencia superior”, alaba el antiguo deportista de élite.

“Cuando el tractor llegó a la granja, casi tuvimos que crear una lista de espera. Todos querían conducirlo”, añade Anni. Ella también sabe cómo manejarlo. y también tiene una licencia de piloto. Pero no tiene tiempo para ello. En la actualidad trabaja en el área de desarrollo de productos para una empresa de fabricación de patines en línea y esquíes. Como embajadora de una aseguradora de salud, da conferencias sobre estilos de vida saludable y anuncia prendas funcionales. Con frecuencia viaja al sur de Alemania para realizar estas tareas y cambia una y otra vez entre la granja y el ancho mundo. Y, si se le pregunta lo que prefiere, una alfombra roja o unas botas de goma, admite que siente debilidad por los zapatos bonitos, pero que no es una típica chica de fiesta. “En primer lugar, soy madre y deseo pasar el mayor tiempo posible con nuestra hija”, explica.