360-icon download left-arrow left-doublearrow nav-dot pdf-icon rss-icon search-icon spot-icon subnavi-icon close-icon info-icon
El material picado tiene una calidad muy alta, realiza un buen trabajo de cascado de los granos y el flujo de cosecha es magnífico.
Niko Marquardt, director de la empresa contratista Marquardt, Alemania - Katana 65, 800 a 900 Vario
El material picado tiene una calidad muy alta, realiza un buen trabajo de cascado de los granos y el flujo de cosecha es magnífico.

Óptima calidad de picado y alto confort durante la conducción

El contratista Niko Marquardt deSchleswig-Holstein es uno de los primeros clientes de Fendt que ha sido capaz de utilizar la picadora de forraje Katana 65 para cosechar hierba y maíz inmediatamente después de su lanzamiento al mercado. Después de 300 horas de trabajo sobre hierba con el tambor y unas 100 hectáreas de maíz, hace un balance positivo.

Todo está en silencio. Casi como si fuera el período de vacaciones. La pintoresca aldea se encuentra en el centro de Schleswig-Holstein y está rodeada de lagos y pastos vastos y planos. Una ligero viento del este trae la brisa del mar. Desde lejos se escucha el sonido de un motor que se acerca con rapidez. Un poco más tarde, una picadora de forraje grande y llena de polvo, una Katana 65, llega por la carretera. Entra en el patio que pertenece a los contratistas Marquardt GmbH & Co. KG y frena. La máquina se detiene. Solo ver el moderno diseño y la amplia espaciosa cabina Visio5 resulta impresionante. Otros valores no se aprecian de inmediato, pues se encuentran bajo el capó: 650 CV, innovadora V-Cracker y un tren de tracción con los modos ECO/Power.

Niko Marquardt se baja por los anchos peldaños. Es el jefe en el patio de trabajo de la empresa. En enero, él y su hermano Torge se hicieron cargo del negocio de contratación de su padre, Klaus Marquardt. Antes de eso, gestionó su propia empresa de contratación en Groß Brütz, en Mecklemburgo-Pomerania Occidental, durante once años.“También realiza un buen trabajo con el maíz”, el economista agrícola especializado en ingeniería agrícola llama rápidamente a su padre que, evidentemente, está esperando ansioso informaciones sobre la última adquisición. “El material picado tiene s y el flujo de cosecha es magnífico”. Acaba de llegar de un campo de maíz cerca de Lübeck. Ha estado trabajando allí durante varios días con la atana, cosechando. Desde la primavera, también ha picado unas 300 horas de hierba con el tambor.

Crecimiento continuo de la empresa.

La explotación agrícola está prosperando en el negocio en Bebensee. El proveedor de servicios está perfectamente preparado para esto, con el más moderno equipamiento de purines que incluye un vagón de mangueras y boquillas de inyección y transportadores, que incluyen tres camiones articulados, esparcidores de estiércol, empacadoras y, ahora, también una picadora de forraje Fendt Katana 65.En conjunto, los contratistas han cosechado 1.900 hectáreas de maíz. Marquardt ensilará dos tercios de este cultivo para las plantas de biogás; el resto lo usará como forraje para las vacas lecheras. Además de picar maíz y hierba, también están ocupados aplicando purines y esparciendo estiércol. En ocasiones, tienen que trasladarse a grandes distancias para realizar estos trabajos. De hecho, el área de negocios de la empresa se extiende más de 50 kilómetros en todas las direcciones. Y 80 kilómetros al este, ante las puertas de Schwerin, se encuentra la filial de Groß Brütz. No obstante, esto no es una coincidencia. Los Marquardt quieren fomentar el crecimiento para continuar con éxito el negocio que se inició hace ya casi 50 años.

Klaus Marquardt y su mujer Monika fundaron la empresa de contratación en 1963. Originalmente de la isla de Fehman, construyeron un edificio a partir de una granja con varios edificios anexos. “Los primeros servicios que ofrecimos fueron las labores de cosecha en general y de recogida de remolachas”, recuerda el fundador de la empresa. El negocio familiar se amplió de forma continua y, en la actualidad, cuenta con ocho empleados.No obstante, una empresa de éxito como esta no solo se concentra en el crecimiento, sino también en la calidad. Y esto comienza con la maquinaria. Porque solo con las mejores condiciones y el equipo de trabajo más eficaz es posible realizar un trabajo óptimo que satisfaga las necesidades y demandas de los clientes. La empresa posee seis tractores Fendt de la clase de potencia superior que abarcan las series 800 y 900, incluido un 930 Vario. Niko y Torge Marquardt no son los únicos que se sienten satisfechos con los tractores; y los operadores de la empresa tienen la misma opinión. Torge Marquardt es responsable del taller, pero también conduce todas las máquinas de su empresa, al igual que su hermano.

Esta experiencia positiva con las máquinas de Fendt tuvo una gran influencia en la decisión de adquirir una picadora de forraje Fendt Katana. Y no se sienten decepcionados. “La Katana presenta un funcionamiento fiable”. El terminal es fácil de utilizar y muy lógico; además, la cabina es muy espaciosa y realmente cómoda. Y logra la máxima velocidad de conducción a una carga del motor constante; es simplemente perfecta”, afirma Niko Marquardt al resumir las ventajas de la Katana. Después de completar la temporada de cosecha de hierba con las máquinas de la fábrica AGCO de Hohenmölsen, definitivamente este enunciado puede considerarse significativo. Bebensee se encuentra exactamente entre Bad Oldesloe y Bad Segeberg, en un área rural del Trave Valley. Esta área de explotación tiene sobre todo explotaciones ganaderas, plantas de biogás y algunos terrenos cultivables. Bebensee es una pequeña aldea con una población de 600 habitantes que pertenece al condado de Segeberg. Al estar situada en las inmediaciones de la costa del Mar Báltico, el turismo también representa un importante fuente de ingresos. La cercanía a Bad Segeberg, con su Teatro de la Naturaleza en la Kalkberg, donde todos los años tiene lugar el legendario Festival de Karl May, tiene también un efecto positivo.