360-icon download left-arrow left-doublearrow nav-dot pdf-icon rss-icon search-icon spot-icon subnavi-icon close-icon info-icon
Cosecha de aceitunas = velocidad ultralenta, velocidad de trabajo de 0,4 km/h
Gerard Healy, Stuart Bowman, Don Murray y Duncan McNeil, agricultores y contratistas de Australia - 200 a 900 Vario
Cosecha de aceitunas = velocidad ultralenta, velocidad de trabajo de 0,4 km/h

Fendt Down Under

“Dimensiones increíbles y contrastes extremos”. Esta es la forma en la que Jörn Gläser describe su impresión sobre Australia. Y es que estuvo en Melbourne durante cuatro meses en representación de Fendt y, durante este tiempo, visitó a varios clientes de esta empresa para preguntarles su opinión sobre la marca y sobre los productos de la región del Allgäu. En este informe, Jörn describe sus experiencias en la otra parte del mundo.

Me siento muy orgulloso de haber tenido la oportunidad de acudir a Melbourne en representación de Fendt justo después de mi licenciatura. Mi pasantía comenzó a mediados de abril. Una de mis tareas consistió en averiguar el grado de satisfacción que tenían los clientes de Fendt en la lejana Australia con los tractores Marktoberdorf, así como la forma en la que estos se utilizaban, a casi 16.000 km de distancia. Recibí una calurosa bienvenida en Melbourne. Mi puesto de trabajo se encontraba en el equipo de marketing de las diferentes marcas del grupo AGCO. Durante los primeros días, mis colegas me enseñaron multitud de aspectos sobre el mercado de maquinarias agrícolas de Australia. Después, llegó el momento de salir a visitar a los clientes reales “Down Under” de Fendt.

Producción de aceitunas de primera clase XXL con los tractores pequeños de Fendt

En mi segunda semana, a las 4.30 de la mañana, mi colega Cameron Power, encargado de marketing digital en AGCO Australia, y yo nos encaminamos desde Melbourne hacia el Norte en el albor del día y, como siempre, llevé mi cámara conmigo. Al amanecer llegamos a nuestro destino: uno de los productores de aceitunas más importantes de Australia y, probablemente, incluso de todo el mundo. Hay un millón de olivos plantados en una superficie total de 2.700 hectáreas, cerca de la discreta aldea de Boort. Además, también pertenecen a la granja dos ubicaciones adicionales, lo que supone un área total cultivada de más de 6.200 hectáreas. A modo de recordatorio, estamos hablando de una plantación de olivos, no de una explotación agrícola.

“Disponer de maquinaria profesional es crucial en una explotación de este tamaño”, afirma Gerard Healy, gestor de la granja de Boort. La granja lleva ya seis años confiando en las series 200 Vario y 400 Vario procedentes de Marktoberdorf. En la actualidad, las granjas tienen en uso 13 tractores Fendt 200 Vario y once Fendt 400 Vario. Cuando la cosecha se encuentra en curso, los tractores se encargan de transportar las aceitunas cosechadas. Su perfecto funcionamiento en la producción de aceitunas puede comprobarse en la arboleda de olivos, al lado de la gigante cosechadora. El vehículo, llamado “Coloso”, hace honor a su nombre. La cosechadora se traga literalmente los árboles; sin embargo, las aceitunas se recogen con suavidad. A una velocidad de trabajo de 0,4 km/h. El 200 Vario, que recoge las aceitunas cosechadas, también tiene que mantener su ritmo ultralento.

Se tardan más de dos horas hasta que se llena un vagón y es posible comenzar el viaje a través de la tierra de cultivo ondulada hasta el molino de aceite. Las distancias recorridas alcanzan hasta 12 km. En este caso, la velocidad máxima de 40 km/h desempeña un papel fundamental. La granja cosecha con 19 cosechadoras completas al mismo tiempo y, por lo general, en un turno de 24 horas. Para ello, se contrata a 120 trabajadores no muy rejuvenecedora en una silla reclinable; temporeros adicionales. Las aceitunas se comercializan a través de la granja, como el aceite de oliva más extendido el país, “Cobram Estate”.

Gerard Healy produce uno de los mejores aceites de oliva del mundo, con la ayuda del “Coloso” y de diversos tractores Fendt 200 Vario.

Tasmania: una isla llena de Fendt

Eran las 5 de la tarde de un viernes y la jornada estaba a punto de finalizar cuando recibí una llamada de Stuart Bowman. Se trataba de un granjero de la isla de Tasmania que me invitaba a visitarle ese fin de semana. No tuvo que pedírmelo dos veces. Empaqueté mis cosas y me dirigí con mi automóvil al puerto para tomar el ferry de las 6 de la tarde. Después de una nochellegamos al puerto de Devonport a las 6.00 de la mañana. En este punto, sería razonable volver a considerar el uso del término “isla” para hablar de Tasmania; después de todo, presenta una superficie idéntica a la de Irlanda. Un poco después, conocí a Stuart en Deloraine, a unos 50 km de distancia. Tiene 35 años y es contratista en una región de explotación agrícola. Stuart se sentó por primera vez en la cabina de un tractor Fendt hace diez años, con motivo de la celebración de un día de ampo (“field day”). Al parecer, esta experiencia le dejó una profunda impresión: después de los dos primeros tractores Fendt 700, la flota actual incluye un Fendt 820, un Fendt 822 y un Fendt 922.

Cuando llegué, Stuart estaba a punto de empezar a trabajar con el Fendt 822 Vario y una grada de discos de 5 metros de Lemken. Me subí directamente al asiento del instructor y Stuart me comentó que le encantaban sus Fendt. Esta es la razón por la que pasa una gran cantidad de tiempo en el asiento del conductor, aunque tiene un empleado y trabajadores temporales. Además de los trabajos de cultivo, los tractores se utilizan mucho en los trabajos en pastos. Además, también tiene un trabajo cosechando adormidera mediante el uso de dos tractores. Los Fendt están equipados con un puesto reversible del conductor y, cuando se dotan de un cabezal y un vagón de transporte, se convierten en cosechadoras autopropulsadas. El gobierno controla de forma estricta el cultivo de adormidera, por ejemplo, para producir morfina. Las condiciones climáticas, pero sin duda alguna también el alejamiento geográfico de esta zona, lo convierten en un lugar perfecto para cultivar este producto precario.

Al día siguiente, antes de visitar otra plataforma del negocio de contactos de Stuart, viajé a uno de los productores de hortalizas más grandes de la isla. Harvest Moon produce zanahorias, puerro, brócoli y mucho el Norte de Tasmania, pero también comercializa productos de otros agricultores. Las cosas están bastante tranquilas en estos momentos. La siembra y el cultivo se han realizado con dos tractores Fendt. Y ambos funcionan en campos realmente impresionantes y escénicos. La cabina es una “sala con vistas”, con una vista panorámica del Mar de Tasmania. Steven está sembrando con su 716 Vario por encima de la escarpada costa y Geoffrey está trabajando con su Fendt 939 Vario en una pendiente del interior del país con una grada rotativa de Kuhn de 6 metros. En segundo plano, puede observarse el típico bosque primigenio de Tasmania, que cubre casi el 30 % de la isla entera y permanece aún inexplorado en muchas áreas.

Horticultor en el paraíso

Julio es uno de los meses más fríos y desagradables del sur de Australia. Así pues, un momento ideal para organizar una visita a las granjas del norte. Un vuelo de tres horas me llevó a la ciudad de vacaciones de Cairns en Queensland. Las temperaturas veraniegas que se mantienen durante todo el año y el Gran Arrecife Coralino convierten a esta región en el lugar que más llamó mi atención. Además, aquí también se cultivan cítricos, caña de azúcar y hortalizas. Después de un viaje de dos horas en automóvil por carreteras sucias, conocí a Don Murray, que utiliza un 211 Vario en su granja para cultivar hortalizas orgánicas. La calabaza y los calabacines son los cultivos principales.

“En mi granja, utilizamos el Vario cuatro empleados diferentes y yo. Desde el principio, nos hemos adaptado muy bien a la nueva transmisión continua. Realmente simplifica el funcionamiento y el trabajo”, elogia Don.

Un contratista confía en la potencia del Vario

Duncan McNeil es un hombre muy ocupado. Así, solo pudimos concertar una visita con él en mi último día de pasantía, aunque su negocio se encontraba a tan solo una hora y media en coche, prácticamente “en la puerta de al lado”. Duncan tiene 22 tractores Fendt en su flota, que abarcan desde el portador de herramientas de Fendt y el Xylon hasta el 800 Vario y el 900 Vario.

Duncan comenzó su trayectoria en los años 80 del siglo pasado, con un Farmer 309. Entretanto, su actividad ha aumentado y se ha convertido en el proveedor de servicios más importante de la región. Y, gracias a su fiabilidad, los tractores Fendt han desempeñado un papel muy destacado en el éxito de su empresa, según sus propias palabras. Los tractores han demostrado su eficacia con un vagón de carga trídem y, por último, pero no menos importante, con sistemas RTK para operaciones de laboreo y siembra precisas. Estos cuatro meses representaron una fantástica experiencia para mí y las informaciones que recabé sobre la agricultura australiana permanecerán para siempre en mi memoria. Hasta pronto, Australia.

Duncan McNeil es un contratista con sede cerca de Melbourne.
Visitó la fábrica de Marktoberdorf en 2014.